Paso 1


Toma en cuenta el nivel freático que rodea tu cimentación. También considera las condiciones existentes para que tus trabajadores estén seguros, es muy común que esta parte de la construcción sea muy reducida y con un riesgo elevado.



De ser así, usa sistemas impermeables integrales que permiten un mínimo involucramiento de la mano de obra.



Paso 2

Emplea materiales y herramientas adecuados, si elegiste un sistema integral lo único que se necesita es vaciar el material a la mezcla y batir de cinco a ocho minutos antes de aplicar.



En el caso de los otros sistemas requerirás rodillos, cepillos, brochas, materiales para la aplicación, así como andamios, cuerdas de vida y arneses que serán el equipo básico de seguridad.



Paso 3

Si decidiste instalar un sistema impermeable tradicional que requiere mano de obra, considera que el procedimiento es similar al que se sigue en una azotea.



La diferencia básica radica en que con el muro de contención debes tener medidas de seguridad adicionales, por lo que el avance suele ser más lento.



En IMSCO te apoyamos para saber qué tipo de suelo tendrás en tu siguiente obra, gracias a ello sabrás la cimentación adecuada que deberás realizar. No olvides impermeabilizarla para incrementar su durabilidad siguiendo nuestros consejos.